viernes, 21 de enero de 2011

En Chilensis...

Si me fuera a Berlín
y nos viésemos dos, tres,
cinco años despúes


¿Qué me dirías?


Si tuviese que viajar
por trabajo a Londres
y me vinieses a visitar
luego de seis meses


¿Cómo me juzgarías?


¿Importa si mi carrera transcurre
entre rascacielos neoyorkinos?
¿Cuán justificable es que sepa francés
para guiarte en el recorrido del Louvre?


Si Gardel era argentino,
¿qué tanta mierda?


Si estoy allá, hablaré alemán berlinés.
Si estoy más aquí, conversaré en inglés.
Será comprensible.
Nada que discutir.


(Ley del hombre moderno, ancestral y vieja selva)


Pero no.
Soy un argentino
que disfruta de hablar...

3 comentarios:

Sil dijo...

Hablo poco ingles, pero no hay nada como disfrutar de una charla con tu lengua de origen

Gavroche dijo...

la fluidez, la espontáneidad, la complicidad son cosas que no son deben ser igual de ricas en otras lenguas.... Saludos

Cynthia dijo...

Te diría "che, y los mates que nos faltan por compartir, ¿donde están?"

pd: "comenta y soy tuyo" jajajajaja, me mató.